ENTRE AZAHAR, BERGAMOTA Y MIRTO

¿Percibes ese olor a uno de los perfumes de Acqua di Parma? 

Estos en concreto forman parte de mi lista »Must have #muynuut»  Arancia di Capri y Bergamotto di Calabria.

 

Notas frescas que me encanta percibir conforme va llegando el verano y las tardes van recibiendo ese color dorado, agradables matices que dan la bienvenida a las cálidas noches.

 

El vino blanco al que hoy hago mención, y que esta temporada tendrás en más de una ocasión en tus aperitivos, es una mezcla en nariz de ambos perfumes. 

Un pairing ideal para esas latas de berberechos, navajas o mejillones con snacks de patata, una fuente de marisco fresco, un pescado blanco al horno o una pasta.

 Así es Lighea.

 

 

Y es que no se trata de un moscato cualquiera, ya sabes que #yonomeconformoconcualquiercosa .

Este blanco siciliano, Lighea de bodegas Donnafugata está elaborado con Zibibbo, una variedad de Moscato d’Asessandria autóctono de la isla cultivado en La Pantelleria ( para los que no lo conozcáis es un pequeño y bello archipiélago siciliano que se encuentra entre Sicilia y África). Los viñedos están rodeados por muros de piedra de lava seca patrimonio de la UNESCO.

 

En copa encontrarás un color muy suave amarillo pajizo con reflejos verdosos, en nariz, un bouquet entre azahar, bergamota y mirto, y en boca notas a lichi, cítricos y un final mineral debido a ese terrorir volcánico.

 

En su elaboración tiene un paso de dos meses en tanques de cemento acentuando su frescura.

 

¿Te visualizas tipo 8:00 p.m. con una copa de Lighea bien frío en tu copa Riedel Fatto a Mano y unas aceitunas sicilianas de Fratelli Burgio en tu jardín o terraza? 

Plan #extremadamentefoodie .

Abrir chat
1
¡Hola!
¿En qué podemos ayudarte?