ROSA DONNAFUGATA DOLCE & GABBANA

¿La joya de la temporada en la vitrina de rosados de nuut?

SI, es una joya y ha llegado para quedarse. Y es que paseando entre pistachos de Bronte no imaginaba encontrar una uva con la que tuviese tanto feeling.

Y es que este vino esta elaborado con uvas de viñedos tanto de la zona del Etna como de la zona de Contessa Entellina, con la variedad autoctoca Nerello Mascalese, con una vendimia manual seleccionada, #yonomeconformoconcualquiercosa.

Esta variedad es autóctona excepcional de las laderas del Etna,ya que solo se cultivan 2882 hectáreas, cuerpo ligero, taninos medios-bajos, acidez media. 

Si te gusta la Pinot Noir, al probar esta uva puedes encontrar grandes similitudes.

 A mi me paso la primera vez que cate dicha uva, sonrisa de oreja a oreja. Me encanta y es uno de mis grandes descubrimientos en variedades de 2021.

Rosa es muy bella estéticamente por fuera, #muynuut diría yo, y es que la bodega Donnafugata mima al máximo cada una de sus etiquetas y en este caso colabora para la misma con Dolce & Gabbana (ya que Domenico Dolce es nacido en la isla, concretamente en Polizzi Generosa, muy cerca de Castelbuono, pueblo que os sonará por mis innumerables menciones de los panettones y colombas de Fiasconaro). Rosa también es muy bella por dentro, ya que su color rosa pálido brillante me parece insuperable.

Y si nos vamos a las notas de cata, encontramos un bouquet de jazmín y pétalos de rosa, cereza deshidratada, toques citricos a bergamota y una interesante mineralidad muy agradable debido al terroir volcánico. He de confesaros que es #extremadamentefoodie con un final extra fino y persistente.

Donnafugata le da un paso por barrica de roble francés de 10 meses y 12 meses de botella antes de lanzarlo al mercado y hacernos disfrutar tanto y que esté tan redondo y equilibrado.

Si realmente estás dispuesto a disfrutar al máximo de Rosa, aquí te dejo mi pairing: Comenzar con un aperitivo de unos tomates secados al sol de Puglia de iContadini, continuar con unas patatas con puerros de La Catedral en una pequeña cazuela de Le Creuset cubierta por encima de queso fontina con orégano salvaje siciliano de Fratelli Burgio acompañado de ligeras carnes de aves de corral.

También suelo tomarlo como pairing con: sushi y pasta linguine Monograno Felicetti.

 

 

Abrir chat
1
¡Hola!
¿En qué podemos ayudarte?